Qué es y cómo funciona la Prorrata de IVA

¿Tiene un conocimiento básico de cómo suena el IVA prorrateado? Conozca los conceptos básicos y comprenda cuándo optar por la regla de prorrata general o especial.

Qué es la prorrata de IVA

El IVA a prorrata es una aplicación fiscal para empresarios o profesionales autónomos que construyan una misma o varias actividades. Emitir facturas con IVA y facturas sin IVA. A continuación, aplicar el 20% (u otro %) sobre las facturas sin IVA de acuerdo con las reglas establecidas en los artículos 102 a 106 de la Ley 37/1992.

La regla de prorrata del IVA le permite deducir el IVA soportado si está realizando actividades sujetas y no exentas de IVA, así como actividades que solo están sujetas en lugar de exentas del impuesto. Para evitar confusiones, contacte con un servicio de asesoramiento que le ayude con sus obligaciones fiscales.

Tipos de prorrata de IVA

Hay dos tipos de IVA prorrateado: general y especial. El primero se aplica a cualquier tipo de entidad y debe solicitarse por separado de su declaración anual de IVA. El IVA prorrateado especial es solo para entidades con una facturación por debajo del umbral o que ya han cancelado sus desgravaciones de impuestos soportados. La elección entre la prorrata general y la especial es totalmente libre con una excepción: cuando esté obligado a aplicar la prorrata especial

Prorrata general de IVA

El IVA prorrateado es una forma de calcular la proporción de los gastos deducibles del IVA que conllevan las ventas. El cálculo se realiza dividiendo todos los gastos deducibles del IVA por el total de los ingresos brutos que son gravables, y luego multiplicando este porcentaje por el volumen de ventas para las que hay derecho a deducir el IVA.

La fórmula para el cálculo de la prorrata del IVA es la siguiente:

% de prorrata = Base imponible de las ventas que generan derecho a deducción / Base imponible del total de las ventas

El porcentaje obtenido se aplica sobre el IVA pagado en las facturas relacionadas con la adquisición de bienes y servicios. Esto le dará su IVA deducible.

Esta no es la prorrata final y solo aplica por la duración del ejercicio fiscal, hasta la presentación del 3er trimestre con el modelo 303. Las proporciones finales se componen de una prorrata y una cifra de partida provisional. Estas cifras serán las que se apliquen al nuevo año, no al anterior.

En el modelo 390, hay información específica que se debe incluir en relación con la prorrata.

Prorrata Especial de IVA

Hay varios casos diferentes que deben distinguirse cuando se trata de la aplicación del IVA a prorrata:

  • Los gastos relacionados con las facturas emitidas con IVA que puedes deducirlos en su totalidad.

  • Gastos relacionados con facturas emitidas sin IVA, que no son deducibles en ninguna proporción

  • Esta parte del cálculo del IVA puede ser confusa, pero es fácil de entender si tiene algunos conocimientos básicos. A este gasto se le aplica entonces el porcentaje que calcules sobre la proporción general del IVA, que en este caso es del 0,2%.

En este tipo de prorrata, un trabajador por cuenta propia puede deducirse íntegramente el IVA soportado vinculado a la actividad para la que está habilitado (que tiene IVA) y un porcentaje del IVA soportado sobre los gastos comunes a sus dos actividades.

Aplicar un método de prorrata al IVA es conveniente porque se aplica en función del volumen de facturación y gastos en cada actividad. Sin embargo, cuando las cuotas deducibles combinadas por la regla general de prorrata excedan en un 10% o más el resultado de tomar en cuenta sólo las reglas especiales de prorrata, se convierte en un requisito.

Con carácter general, se puede optar entre el IVA especial a prorrata o aplicar el modelo censal correspondiente (036 o 037) desde el inicio de una actividad y con retroactividad a todo un año si procede.

Sectores diferenciados

¿Cuándo es común esta situación? Cuando una de estas tres cosas sucede

  1. Si desarrollas varias actividades económicas y una de ellas es un impuesto de equivalencia, régimen simplificado o régimen especial agrario. Por ejemplo, cuando estás trabajando con una operación en el Régimen General como cocinar en casa (por ejemplo), y una de tus actividades también es comprar y vender bebidas (como productos alimenticios listos para consumir).

2. Si realiza varios tipos de actividades económicas y se cumplen las siguientes condiciones:

  • No hay que confundir CNAE con el epígrafe del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Sin embargo, en general es correcto que pertenezcan a dos grupos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE). El primer tipo tiene fines estadísticos y de catalogación de la actividad de la empresa. El segundo clasifica tu actividad durante tu alta en Hacienda (modelo 037) y marca tus obligaciones fiscales.

  • La diferencia en el impuesto a la renta es superior al 50%.

Si te encuentras en uno de estos 2 casos, debes saber que existen limitaciones en las deducciones del IVA que puedes tomar y viceversa. Por ejemplo:

  • El IVA de la UE no es deducible en ninguna de las compras relacionadas con la formación sin ánimo de lucro.

  • Si tiene un negocio de arquitectura, el impuesto sobre la compra de bienes o servicios relacionados con este debe ser completamente deducible.

  • No es raro que diferentes actividades requieran una cantidad de gastos similares. El IVA soportado en dichos gastos será deducible proporcionalmente si se aplica el porcentaje explicado en el apartado de prorrata general.

Deja un comentario