Impuestos al vender un vehículo

A nadie le gusta tener que pagar por tener que vender un coche pero los impuestos son algo a lo que vamos a tener que hacer frente, pero será mucho más fácil si conocemos esto.

Impuestos al vender un coche

Debe tenerse en cuenta, durante una transacción de compraventa, que tanto el vendedor como el comprador tienen en cuenta que es imposible vender un automóvil sin el impuesto de circulación. De esta forma, ambos deberán comprobar que todos los pagos estén al día. 

En nuestro país es ilegal y está prohibido cambiar de propietario de un vehículo si el impuesto de circulación figura como impago en el registro de la Dirección General de Tráfico.

Sin embargo, hay algunos casos en los que se ha perdido el pago, lo que puede causar problemas tanto al comprador como al vendedor. Son ocasiones muy raras porque entre la DGT y los municipios estas comunicaciones se producen de forma electrónica el 1 de enero de cada nuevo año.

Para corroborar que los pagos del impuesto de circulación están al día, la mejor forma es solicitando un informe del vehículo a la DGT, en el que, como ya hemos visto, entre otros datos, los cargos o gravámenes susceptibles de evitar el se graban la transmisión. vehículo.

Para solicitar un informe de vehículo a la DGT, puede hacerlo desde su sede electrónica o desde la sede de tu ciudad. La documentación e información que solicitarán es la siguiente:

  • Registro de vehículo, VIN o NIVE
  • Aplicación oficial que se le entregará en la DGT
  • Si es una persona física: su cédula de identidad, su permiso de conducir, su tarjeta de residencia o su pasaporte; en el caso de personas jurídicas: su cédula fiscal y acreditación de la representación.

Impuestos para el vendedor de el coche

En este caso, el vendedor debe pagar el impuesto sobre la renta sobre la plusvalía obtenida. Sin embargo, sucede que la plusvalía se produce solo cuando el precio de venta supera el precio de compra. En otras palabras, debería vender el vehículo por más del precio de compra, lo cual es poco común.

No debemos perder de vista que el valor de los bienes de consumo disminuye con el tiempo y que el valor de los automóviles es uno de los que más sufre estos efectos. 

Según un estudio, los automóviles pierden el 18% de su valor solo porque salen del concesionario. Es precisamente por esta rápida disminución de valor que no se recomienda asegurar un automóvil integral más allá del tercer o cuarto año.

Por motivos fiscales, esto significa que, salvo excepciones como coches antiguos o de colección, no se cobrarán impuestos sobre el dinero de la entrega del vehículo, ya que en realidad perdimos dinero en todo el proceso (compramos a 22.000 euros y se venden por ejemplo a 7.500 euros).

Lo que no se puede hacer es asumir la depreciación del automóvil como una pérdida de capital. En este punto, el Departamento de Hacienda y la ley entienden que bienes como los automóviles perderán valor simplemente con el uso y el paso del tiempo, por lo que no se puede decir que haya una pérdida de capital para efectos del impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Coche feliz

¿Qué es lo mejor para ti: donar o vender el vehículo?

Los trámites burocráticos que se deben realizar en ambas operaciones son prácticamente los mismos:

  • Firmar el contrato o escritura pública entre las partes.
  • Realizar el cambio de titularidad en la correspondiente sede de tráfico y abonar la tasa que, en ambos casos, se fija en 54,60 euros para vehículos en general y 27,30 euros para ciclomotores (cifras 2019).
  • Asegurarse de que el cambio se ha realizado correctamente, para lo cual es necesario solicitar un informe de registro a la Dirección General de Tráfico (DGT).

Además, en ambos casos (donación o venta) se debe pagar un impuesto: si se realiza la venta, dicho pago debe hacerse a Hacienda; mientras que si es una donación, el pago se realiza a la Agencia Tributaria. Este es el aspecto principal a tener en cuenta a la hora de decidir donar o vender un vehículo.

Donación: Impuesto sobre sucesiones y donaciones

Si se realiza un cambio de titularidad sin venta intermedia, el impuesto de sucesiones y donaciones debe pagarse con la autoridad fiscal de la comunidad autónoma de donde se recibe el vehículo.

Este impuesto se asigna a las comunidades autónomas, por lo que son ellas quienes especifican el porcentaje a aplicar y quienes determinan los beneficios fiscales que son exclusivos de sus residentes, según lo establecido en la Ley. 

Algo que genera grandes diferencias en el tratamiento fiscal de las donaciones entre personas españolas, dependiendo de si viven en una u otra comunidad autónoma (puedes ver las tablas de impuestos en la oficina de impuestos de tu comunidad).

En algunas regiones las donaciones entre padres e hijos tienen bonificaciones, incluso hay comunidades donde se libera el pago si la donación del automóvil se realiza entre descendientes directos y familiares.

Normalmente, los vehículos se donan entre miembros con parentesco familiar encuadrados en el grupo I (descendientes y adoptados menores de 21 años) o grupo II (descendientes y adoptados de 21 años o más, cónyuge, descendientes y adoptantes). 

En Madrid, por ejemplo, existen bonificaciones sobre este impuesto si las relaciones familiares son del grupo I y II. En concreto, si el valor real del coche fuera superior a los 3850 euros, la donación resultaría más ventajosa que la venta.

Dinero Lupa

Venta: Impuesto sobre transmisiones inmobiliarias

En la práctica, cuando una persona decide vender su vehículo, suele formalizar la transferencia vendiendo en lugar de donando. ¿Porque? Muy sencillo, porque con esta opción tienes que pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales, que suele ser mucho menor.

Este impuesto debe ser presentado y pagado por el comprador en la Comunidad Autónoma en la que reside.

En la mayoría de las comunidades, como Madrid, es el 4 por ciento del valor del vehículo, pero en otras la tasa impositiva es más alta. Es el caso de Galicia, que tiene un tipo actual del 8 por ciento (aunque es cierto que en esta Comunidad los vehículos de más de 15 años y de baja cilindrada pagan una tarifa fija muy baja).

En el otro extremo, existen otras Comunidades en las que determinados vehículos están incluso exentos de este pago. En Cataluña, por ejemplo, no está gravada la venta de coches usados de más de 10 años y con un valor que no supere los 40.000 euros.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que a efectos fiscales existe un valor mínimo, por lo que si la venta no llega a ese monto, la base para calcular el impuesto será este mínimo y no el precio. que en realidad es Pay.

En la mayoría de los casos, la venta es más beneficiosa que la donación, por lo que muchos optan por hacer obsequios ocultos para evitar pagar impuestos, lo cual la Hacienda sabe. Por tanto, es muy común que la administración solicite la justificación del pago de la transacción. En caso de que esto no exista, el interesado podrá realizar un pago adicional por el pago del impuesto a las donaciones, con la sanción correspondiente. De ahí que sea importante redactar siempre el contrato de compraventa de vehículos entre particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *